LAS EXCUSAS SON PARA OTROS