No es tan fácil

No es tan fácil

Apenas resta un mes y medio para que me ponga en la línea de salida del Maratón de Valencia. Será mi estreno en esta distancia y por mi mente se pasan tres palabras: ADMIRACIÓN, RESPETO Y OSADÍA.

Esto no es tan fácil, de verdad. O a mí me lo parece. Y por eso, si ya sentía una profunda admiración por los verdaderos maratonianos, aquellos que bajan de las tres horas y luchan por una marca, ahora ese sentimiento es más grande aún. Mi “proeza” al lado de la suya es una minucia, pero una minucia para la que hay que prepararse, y cuyo camino es largo, lleno de altibajos, alegrías, dudas, miedos, molestias…

Con el paso de los días, de las semanas, se ha ido aclarando esa incertidumbre inicial que me tenía tan inquieta. Por aquello de lo desconocido, más que nada. Adentrarse en un entrenamiento que nunca has hecho, afrontar cada semana un par de kilómetros más con la duda de si tu cuerpo será capaz de responder, compaginarlo con la familia y el trabajo…

En este momento estoy en la parte más dura: la de acumular kilómetros. Y tengo que reconocer que el cansancio hace acto de presencia muy habitualmente. Pero el  cansancio físico no me preocupa tanto como el cansancio mental. Ese tiene mucha más fuerza, y lo tengo con correa bien amarrado para darle un tirón en cuanto quiere asomar la cabeza. A veces lo intenta, pero le pillo a tiempo. Aun así tengo que estar muy atenta.

Cada rodaje largo que sale bien me hace pensar en los kilómetros que aún me quedarán para llegar a la meta el 20 de noviembre. Por eso, y tras ser consciente de mis limitaciones, simplemente desde el punto de vista físico (no soy una deportista de élite y tengo una edad), me cuesta entender la falta de respeto alrededor de esta distancia.

Me parece osado, inconsciente y hasta peligroso que algunos corredor@s se planteen participar en un maratón sin preparación o apenas unos meses después de haberse calzado las zapatillas por primera vez. No lo entiendo y creo que no saben dónde se meten. Hace unos días en el programa #RunningVigo hablaba con Adriano Morán (93Metros) y Elena Sanz (Confesiones de una Runner y periodista de El Confidencial) del proyecto Running: la gran obsesión

Se trata de una iniciativa muy interesante abordada desde la perspectiva de diversos expertos y que trata de dar respuesta, a través de 10 piezas interactivas, a preguntas como:

  • ¿Por qué corremos?
  • ¿Dónde está la frontera entre el corredor ‘amateur’ y el atleta profesional?
  • ¿Qué papel juegan las redes sociales en la popularidad del ‘running’?
  • ¿Es posible correr sin lesionarse?
  • ¿Cómo han evolucionado las carreras populares?

Esas piezas han dado lugar a un film de 52 minutos que podéis ver AQUÍ

Sigo pensando que esto no es tan fácil. O quizá, como ya he dicho en algunas ocasiones, yo estoy hecha de otra pasta. Pero entre una afirmación y otra, hay algo en lo que creo no me equivoco: para disfrutar de este deporte hay que hacer las cosas bien (y vaya por delante que aun así nadie está exento de riesgo)

Ya queda menos…

5 thoughts on “No es tan fácil

  1. Tengo q discrepar en algo, hablas de verdaderos maratonianos, y creo q te equivocas, cualquiera q corra la distancia en 2,3 o 4 horas en un maratoniano. Con el tiempo, he aprendido a apreciar mucho más las marcas de los populares, q las 2 horas y pocos segundos de los pros, ellos se dedican a esto, su vida se rige por el entrenamiento y preparación de carreras, son extraterrestres, pero mi admiración está con aquellos q tienen una vida normal, trabajo, familia y sacan el tiempo para entrenar y además hacer tiempazos.

    1. Estoy de acuerdo contigo Eva. Con los de verdaderos maratonianos me refería a la cabeza de carrera, que no a los deportistas de élite. Aquellos que además de correr 42 kilómetros lo hacen con tiempos increíbles. Conozco a muchos maratonian@s con marcas casi de élite pero que no se dedican al esto, sino que trabajan sus ocho horas como todos los mortales. A esos me refería

  2. Tengo q discrepar en algo, hablas de verdaderos maratonianos, y creo q te equivocas, cualquiera q corra la distancia en 2,3 o 4 horas en un maratoniano. Con el tiempo, he aprendido a apreciar mucho más las marcas de los populares, q las 2 horas y pocos segundos de los pros, ellos se dedican a esto, su vida se rige por el entrenamiento y preparación de carreras, son extraterrestres, pero mi admiración está con aquellos q tienen una vida normal, trabajo, familia y sacan el tiempo para entrenar y además hacer tiempazos.

    1. Estoy de acuerdo contigo Eva. Con los de verdaderos maratonianos me refería a la cabeza de carrera, que no a los deportistas de élite. Aquellos que además de correr 42 kilómetros lo hacen con tiempos increíbles. Conozco a muchos maratonian@s con marcas casi de élite pero que no se dedican al esto, sino que trabajan sus ocho horas como todos los mortales. A esos me refería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *