La zona de confort

Pensar. Esa es una de las cosas que más me gusta de correr. Cuando me calzo las zapatillas sé que tendré tiempo a analizar, a reflexionar, a estrujarme las neuronas. Algunas veces son tonterías; otras, buscar soluciones a un problema, darle forma a los sueños… El caso es que el domingo me tocaban 14 km, y a mi ritmo… me puse al tema.

Mi pensamiento en esa ocasión me llevó a pensar en la tan famosa (hoy en día) zona de confort. Y fue gracias a un texto precioso de los chicos de Más allá de un reto, en concreto de Borja Ropero. El domingo se enfrentaban a una prueba de campeones, el Ironman de Vitoria, y días antes, Borja le escribió una carta a su hija (puedes leerla aquí, eso sí, coge un pañuelo porque es emocionante).

En el texto le explica a su pequeña porqué algunas personas vamos a contracorriente (que, fuera tecnicismo, en el fondo no deja de ser lo mismo). Todos tenemos nuestra zona de confort. Un lugar, un estado mental y físico, en el que estamos bien, equilibrados, no tenemos miedo, no sufrimos, no tenemos que enfrentarnos a nada… un lugar perfecto y muy, muy cómodo. Pero hay personas que necesitamos estar fuera de ese círculo. Así que mientras daba vueltas por el parque, me paré a pensar porqué sentimos esa necesidad de estar constantemente buscando superarnos (y sin que nadie nos obligue a hacerlo). En mi caso, tuve que rebobinar bastante mi memoria para recordar un detonante, un momento clave… Y tratar de saber si esto “nace o se hace”. Mi primer recuerdo relacionado con el afán de superación físcamente hablando me llevó a EGB. Cuando tenía 11 o 12 años, suspendí gimnasia en el colegio. La profesora le dijo a mis padres que no sabía hacer la voltereta (creo que si por ella hubiera sido habría suspendido más veces). Eso sí, en el resto tenía unas notazas. A los 16 años empecé a hacer patinaje artístico, y con 21 años fundé y me hice cargo de la Escuela Municipal de Patinaje de mi ciudad. La niña que suspendía gimnasia.

My beautiful picture

En el apartado profesional, con 22 años empecé a hacer mis primeros pinitos en televisión, y aquello me gustó. Así que pensé que había que formarse para ello. Decidí entonces estudiar otra carrera, periodismo, con el objetivo de trabajar en televisión. Sin haber terminado los estudios, y con 27 años, estuve durante cinco temporadas presentado y dirigiendo un magazine en directo. Por otro lado, me propuse compaginarlo con algo que también se me daba bien: la comunicación corporativa. Y después de algunos puestos temporales, llevo siete años al cargo de un gabinete institucional. De nuevo hablando de ocio, hace unos tres años llegó el atletismo a mi vida, por segunda vez. Podría haber sido otra disciplina, pero era un asunto pendiente, y esta vez me ha enganchado. Estoy segura de que en el futuro llegarán otros retos. Y también estoy segura de que necesitaré estar fuera de la zona de confort para experimentarlos.

wpid-wp-1437130289124.jpeg

Porque tras mucha reflexión creo que, en mi caso, lo de ir a contracorriente me viene de serie. Sería más fácil estar en ese espacio de comodidad, del mínimo esfuerzo… pero ese estado me aburre, no lo puedo remediar. No es ni mejor ni peor, es simplemente una forma más de vivir. Y es que si te paras a pensarlo, estamos de paso, la vida es muy caprichosa en sus decisiones, así que yo he optado por aprovecharla al máximo, haciendo las cosas que gustan, y tratando de no molestar a nadie. Entiendo que no es fácil entenderlo, valga la redundancia. Entiendo que algunas personas prefieran tirarse en el sofá después de trabajar 8 horas (a mi me gusta más salir a correr por muy cansada que esté). Entiendo que si llueve prefieras quedarte en casa calentito (yo soy de la opinión de que la lluvia solo moja)

Así que, sin tratar ni querer que todo el mundo lo entienda o comparta, yo vivo y viviré (hasta que pueda) fuera de mi zona de confort. Lo dice mi ADN. Feliz semana!!!

wpid-wp-1437132878293.jpeg

2 thoughts on “La zona de confort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *